Perfectos (Madurez espiritual)

Actualizado: ene 12

"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados"... Mateo 5:6


Si no he corrido hacia ella con hambre y sed Estando en él. Sí, caminamos sin verlo, guiados por la fe y no por la visión ; No viviré la vida del espíritu. Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: "Mas el justo por la fe vivirá" ; ésta es nuestra justicia durante el camino, huellas de paz con un caminar recto y perfecto a aquella perfección y plenitud de la justicia, donde la caridad será ya plena y perfecta en la contemplación de su hermosura, sometiendo este cuerpo al Espíritu , ayudando al necesitado y menesteroso, perdonando a lo sumo con gozo de corazón los pecados y ofensas cometidos contra nosotros y perseverando en la oración ; haciendo todo esto con la profesión de la doctrina sana, sobre la que se edifica la fe auténtica, la esperanza firme, la caridad pura Esta es aquí nuestra justicia, por la que corremos, hambrientos y sedientos, hacia la perfección y plenitud de la justicia para después saciarnos de ella. El Señor dijo en el Evangelio: Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos,a fin de que nosotros no andemos nuestra senda con fines de gloria humana. Pues bien, la misma justicia se manifiesta indicando en perfección como coraza que nos cubre:

  • Negándonos a nosotros mismos,sometiendo a este cuerpo cada día hasta que el espíritu necesariamente revista lo corruptible de incorrupción, y lo mortal se vista de inmortalidad.

  • Como pobres mas enriqueciendo a muchos, como no teniendo nada y sin embargo poseyendo todas las cosas."

  • Ayudando al desvalido "El verdadero ayuno", "Compartan mi comida con los hambrientos y dando refugio a los que no tienen hogar; vistiendo con ropa a quienes la necesiten y no escondiéndose de nuestros hermanos, que necesitan ayuda".

  • La oración y adoración compromiso Eterno...

  • Derramando nuestro cuerpo en libación continúa no siendo escasos...

  • La oración los unos por los otros, y la adoración expresada de nuestro corazón agradecido ofrendando al Padre nuestro Amor como ofrenda santa en cuerpo alma y espíritu, por qué dar es más importante que recibir...

Para significar toda bondad de dar y de perdonar, para resumir todas las reglas de Justicia y deseo de perfección. Así, como el dolor que mortifica el cuerpo, le pone freno a la concupiscencia. Esta no solamente debe ser frenada, sino en justicia manifiesta expandiendo la expresión del Espíritu de Dios en el espíritu del hombre que a través de las huellas de Cristo en si mismo, le recubre en justicia Y no existirá en aquel estado perfecto de la justicia, donde no habrá absolutamente pecado alguno. Porque incluso en el uso de las cosas permitidas y lícitas manifiesta muchas veces su in-moderación; hasta en la misma bondad, por la cual el justo atiende al prójimo, se hacen algunas cosas que perjudican creyendo que aprovechan; incluso a veces por debilidad, bien cuando se atiende de modo insuficiente a las necesidades de otros, bien cuando se saca poco provecho de ello; y al derrochar bondad y sacrificio, cunde el desánimo, que oscurece la alegría, siendo así que Dios ama al que da con alegría; y tanto más cuando dando mucho de sí,cuanto menos aprovecha cada uno y tanto menos cuanto mayor es su progreso.


Por todo esto, pedimos justamente en la oración: Perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores . Así que pongamos en práctica lo que decimos: o amamos incluso a nuestros enemigos o, si alguno todavía, pequeño en Cristo, no llega a tanto, perdone de corazón al que, arrepentido de haber pecado contra él, le pide perdón, si es que quiere que el Padre celestial escuche su oración.


Si no queremos ser obstinados, en esta oración se nos propone el espejo donde se contempla la vida de los justos, que viven de la fe y corren con perfección, aunque no estén sin pecado. Por eso dicen: Perdónanos, porque todavía no han llegado a la meta.

Dice a propósito de esto el Apóstol Pablo: No es que ya haya conseguido el premio o que ya esté en la meta. Hermanos, yo a mí mismo me considero como si aún no hubiera conseguido el premio. Sólo busco una cosa: "Olvidándome de lo que queda atrás y lanzándome hacia lo que está por delante, corro hacia el premio de la suprema vocación de Dios en Cristo Jesús".

Cuantos somos perfectos comprendamos esto mismo . Es decir, los que corremos con perfección debemos comprender esto: que aún no somos perfectos, para que lleguemos a ser perfeccionados allí hacia donde corremos ahora con perfección.


Y así, cuando llegue lo que es perfecto, se aniquilará lo que es a medias . Es a saber, que allí no existirá nada a medias, sino que todo será íntegro, porque a la fe y a la esperanza sucederá la realidad misma, que ya no es creída y esperada, sino contemplada y poseída. La Justicia que nos hace bienaventurados en El !


1 de Corintios 15:53. 2 de Corintios 6:10 Isaías 58:7-8 Mateo 6:12 Filipenses 3:9-16.




4 vistas0 comentarios
0